1460

1399/1398 – Lo que peligra

En 1947 Primo Levi publica su libro Si esto es un hombre en el que narra su deshumanizante experiencia como preso en Auschwitz. En su prólogo el autor aclara que no ha escrito su libro “con la intención de formular nuevos cargos; sino más bien de proporcionar documentación para un estudio sereno de algunos aspectos del alma humana”. En efecto, después de haber transitado el horror de los campos de exterminio, la pregunta que aqueja a Levi y a tantos otros es cómo se pudo haber llegado a instaurar el horror en sociedades en apariencia tan civilizadas. El italiano concluye que muchos pueblos o individuos aceptan, más o menos conscientemente, que “todo extranjero es un enemigo”; podríamos ampliar el concepto de extranjería a toda persona diferente (en términos de género, etnia, ideología, creencia, etc.) Si bien esa convicción puede permanecer latente y expresarse en actos intermitentes e incoordinados, “cuando el dogma inexpresado se convierte en la premisa mayor de un silogismo, entonces, al final de la cadena está el Lager”. Los campos de exterminio sintetizan un concepto de mundo llevado al extremo, mientras el concepto perviva, sus consecuencias nos amenazan.

En 2016 se estrena la tercera temporada de Black Mirror, la reconocida serie de ciencia ficción distópica que le pisa los talones –para ser optimistas- al mundo de hoy. El último capítulo de la temporada, traducido como Odio Nacional, pone de relieve la cuestión de los discursos odiantes que se diseminan en las redes y que generan consenso para llevar adelante actos violentos y criminales por parte de individuos coptados por tales narrativas. El episodio gira en torno a una serie de asesinatos de odio que ha habido en Reino Unido. Las víctimas han sido marcadas por una especie de Twitter con el hashtag   #Deathto (muerte a); quienes se volvían tendencia pasaban directamente a ser cadáveres por la decisión de miles de desconocidos detrás de una pantalla.  Al inicio de la investigación, una de las detectives menciona que “esas cosas de Internet se desvanecen como el clima. Es medio odio. No lo dicen en serio” aludiendo a las referencias estigmatizantes y discriminadoras de los usuarios en la red. Sin embargo, estos discursos odiantes que circulan sin ningún tipo de regulación efectiva ni reflexión en el universo digital sí tiene sus consecuencias, tanto para la vida de las personas en particular como de la sociedad en general. Un ejemplo conocido: la relevancia de los foros como 4chan, ámbito de las expresiones más radicales y discursos de odio, en la campaña electoral de Donald Trump y en la agitación de la posterior toma del capitolio en enero del 2021 que buscaba interrumpir la sesión conjunta del poder legislativo que certificaba la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020.

Por estas tierras, Ezequiel Ipar indagó cuán propensos son los argentinos y argentinas a reproducir en la esfera pública enunciados que promueven la discriminación y deshumanización de personas con distintas identidades sociales. Pueden ver acá los resultados de su exhaustivo estudio. Ipar advierte la vinculación entre nuevas formas de autoritarismo social y la dinámica propia del orden neoliberal en distintos puntos del globo. En la actualidad asistimos al debilitamiento de valores y consensos democráticos en grupos de la sociedad civil que desalientan cada vez más la participación ciudadana en ámbitos públicos de participación. La creciente agresividad de los discursos en redes es su más clara demostración, el advenimiento de las derechas más radicales a los espacios de gobierno también.

En momentos en que vuelven a ponerse en riesgo derechos conquistados, que se insiste en suprimir la división de poderes y que se alienta el odio entre sectores de una misma sociedad, volvemos a pensar en Levi y la necesidad de revisar serenamente las causas que traccionaron estas formas autoritarias de gobernar, que incluso cuentan con bastante aceptación por parte de la comunidad; quizás ahí se esconda el mayor de los peligros.

Categorías: 1460, Slider

Dejá una respuesta