1460

1376 – La motosierra no se achica

Pirotecnia verbal, falseo de datos y un banquito. El presidente abrió sesiones del Congreso en prime time de viernes y volvió a tocar sus grandes éxitos: crítica al Estado, persecución ideológica a cualquier forma de pensamiento o construcción por fuera del libre mercado, la pesada herencia que ya extendió a cien años y la ya famosa culpabilización a la casta política por todos los males del mundo. También para apuntarse algunos porotos a estos dos meses y medio de gestión exaltó el superávit fiscal de enero, aunque omitió mencionar que el mismo se debió a los recortes en jubilaciones y pensiones, asignaciones familiares y salarios, entre otros ítems que lejos están de los privilegios de casta que tanto denuncia, pero jamás toca.

Si hay algo que no puede negarse del mandatario es su perseverancia, pues volvió a insistir en los puntos básicos de su preciada ley ómnibus: quita de subsidios energéticos, privatización del sistema previsional, reforma laboral e injerencia del estado en los sindicatos, porque parece que el estado oprime el crecimiento de la nación, pero resulta un mecanismo de control que los libertarios no quisieran perder.

Quizás frente a esta “renovación de votos” entre Milei y sus votantes –que él confunde con el pueblo argentino en general- se destacó el anuncio de un pacto con los gobernadores con fecha ya agendada para mayo y que, en esta coyuntura parece a años luz de distancia. De cualquier forma, cuesta entender la idea de pacto, que remite al diálogo y al acuerdo entre partes, cuando el presidente antepone las condiciones para que el mismo suceda; básicamente, que se le otorguen los votos en el Congreso para llevar adelante su reforma estatal y conseguir las facultades extraordinarias para sostener un régimen de ajuste feroz. Veremos que posición adoptan los mandatarios provinciales en ese momento, por lo pronto los referentes del PRO ya han celebrado al unísono la invitación de Javito.

En el discurso presidencial no hubo párrafos dedicados al aumento de la pobreza, el bloqueo de alimentos a los comedores, la quita de subsidios al transporte ni ningún otro tema central para la vida diaria de la mayoría de la ciudadanía. En sus medidas tampoco: sin presupuesto para educación, con mayores recortes y congelamiento de los planes Potenciar Trabajo, sin control de la inflación y con aumento del desempleo en el ámbito de lo privado y en organismos públicos, el panorama es todo menos auspicioso.

Del Late Night Show del viernes a la Primera mañana del lunes.  Hoy nos madrugamos con la decisión gubernamental de cerrar la Agencia Télam y poner en licencia a los 700 trabajadores. La medida no fue oficializada ni por decreto ni resolución oficial y el edificio amaneció vallado y se negaba el acceso al sitio de noticias. Un avasallamiento a la libertad de expresión, los medios públicos y el trabajo de empleados y empleadas, en muchos casos con más de veinte años de antigüedad. Todo esto fue además celebrado por el oficialismo y hasta hubo tuits burlones como el del mismísimo Adorni, riéndose del cierre de la agencia de noticias. La motosierra no es solo símbolo de recorte sino de un goce perverso en ver al país mutilado.

Categorías: 1460, Slider

Dejá una respuesta